Centro de Estudios Filosóficos PUCP

Grupo de Investigación de Filosofía Social (GIFS)

Responsable Alessandro Caviglia (Coordinador) a.caviglia@pucp.pe

Una filosofía social encuentra en la experiencia social los principios para criticar la sociedad y crear nuevas formas de vida y nuevas instituciones más justas. No los encuentra en el trasmundo al que pretenden acceder las intuiciones intelectuales, ni se contenta con identificar sus huellas en el elemento, aunque no trascendente, sí trascendental, de las formas de los juicios y de las expresiones lingüísticas. La experiencia con consecuencias prácticas y, por tanto, interesante para estas investigaciones, es la de los conflictos y contradicciones de la acción. A diferencia de la causalidad natural, la causalidad práctica entraña resultados contrarios a los pretendidos y tiene que saber salvarse de ese peligro inevitable. El afán educativo o racionalizador suele caer en el tutelaje y la dominación y no puede librarse de este efecto contrario a su propósito sino inventando normas que retienen la contradicción como advertencia. Las normas básicas exhiben por eso la estructura contradictoria de la acción y llaman a asumirla con sutiles distinciones del tipo “esto, pero no aquello”, como “usa a la humanidad sin reducirla a mero instrumento” o “procura tener con los demás una comunicación no distorsionada por ideología o chantaje” o “al proponer fines compartidos, no pretendas saber cuáles son los fines que deben tener los demás.” En vez de abundar en tales frases universalizantes que se esmeran hasta el virtuosismo en la labor fundamental de la filosofía moral antigua, la filosofía social investiga las contradicciones instaladas como sistema social injusto y produce principios de cara a esas injusticias para dar lugar a nuevas formas de organización social.

Tarea central de investigación filosófica es por ello mostrar las contradicciones del orden económico y jurídico moderno, cuyos efectos emancipatorios vienen acompañados de dominación, cosificación y alienación. Es importante, sin embargo, no limitarse al diagnóstico de patologías, sino proceder a definir nuevos principios específicos y nuevas instituciones pertinentes. En otras palabras, la teoría crítica de la sociedad tiene que ser productiva en el terreno de la teoría de la justicia y ambas tradiciones del pensamiento contemporáneo tienen que complementarse e integrarse.

Contra la imagen clásica del filósofo como un especialista en ideas, doctrinas y contextos culturales, nosotros encontramos que ahora la tarea filosófica es investigar cómo los intercambios reales que acontecen en cada sociedad y en el planeta determinan la vida humana. Circulan mercancías y se entablan relaciones mediante servicios, favores, ayudas, respaldos que tejen redes de poder. La complejidad de las interacciones mediadas por las cosas se potencia cuando lo que circula son las personas mismas como fuerza de trabajo y como nuevos pobladores migrantes. Una parte de esta problemática es la causada por la instrumentalización, alienación y cosificación de la vida humana por efecto de los sistemas económicos y jurídicos modernos. Esta es la vieja agenda de la crítica social, una crítica que compara esta edad de hierro con los ideales clásicos de la humanidad como un fin en sí. La otra parte de la crítica es la que descubre lo inhumano de los aspectos aparentemente más humanos de la sociedad, la opresión doméstica, la manipulación de los sentimientos y las aspiraciones, el tráfico con el civismo, la corrupción. El descubrimiento de las dialécticas de poder que operan en las instituciones sociales básicas y en las relaciones personales nos conduce a visiones críticas de los movimientos migratorios, las organizaciones productivas, las formas de vida en común, las opciones personales. Con esta doble crítica, la de lo público y la de lo íntimo, prevenimos la idealización de las cosas humanas y continuamos en la práctica la lucha de la filosofía contra el fanatismo y la tiranía.

Al revelarse los efectos contraproducentes de las concepciones normativas operantes, activamos la búsqueda de nuevas normas, nuevas formas de vida y nuevos arreglos institucionales. Las contradicciones de los sistemas de intercambio impersonal, a saber, el orden jurídico moderno y el mercado, dan lugar a principios que suprimen mercancías, como la gratuidad de la enseñanza, la donación institucionalizada de sangre y órganos en lugar de su comercio, la regulación de los cultos como actividades sin fines de lucro, y la organización de de los servicios sociales en general como instituciones de reciprocidad pública. Las contradicciones de los intercambios relacionales mismos, en cambio, dan lugar a principios de libertad. En ambos casos, más importante que estas aclaraciones generales es el establecimiento de responsabilidades específicas, es decir, la elaboración de principios que convierten en deberes estrictos los deberes que antes eran solamente metas de virtud o perfección personal.

Ciro Alegría

20 de agosto del 2018

 

El Grupo de Investigación de Filosofía Social  (GIFS) impulsa y organiza a profesores y estudiantes para hacer un puente entre los cursos regulares y los proyectos, reuniones y estadías de intercambio. Instancia fundamental de esta actividad fue inicialmente el Seminario de estudios hegelianos, creado en enero del año 2012 y que estaba conformado por alumnos de la especialidad de filosofía de la PUCP. Este seminario se dedicó a la interpretación de las obras de Hegel y a apoyar investigaciones y encuentros académicos sobre ellas.  Después de un receso, el GIFS retomó sus actividades en el 2017, ampliando su campo de investigación y teniendo como eje el estudio de las bases normativas de la reciprocidad. A mediados de mayo del 2020 sucedió la lamentable desaparición del fundador y coordinador del Grupo, el Dr. Ciro Alegría Varona. Frente a lo cual se eligió al Mg. Alessandro Caviglia como nuevo coordinador, a fin de mantener el grupo y seguir adelanrte con las investigaciones y actividades que se encontraban en curso.

Alessandro Caviglia

Octubre del 2020

 

Miembros

Mario Pasco (Profesor nombrado del Departamento de Gestión de la PUCP).

Alessandro Caviglia (Profesor nombrado del Departamento de Teología de la PUCP).

Luan Sánchez (Estudiante de la Maestría de Sociología en la PUCP).

César Castillo (Estudiante de la Maestría en Filosofía en la PUCP y de economía en la

New School for Social Research).

Sandra Olano (Estudiante de la Maestría de Estudios Críticos en la PUCP).

Marco Prieto (Magíster en Historia y estudiante de la Maestría en Filosofía en la

PUCP).

Ronald Reyes (Estudiante de la Maestría en Filosofía en la PUCP).

Rodrigo Cuba. (Estudiante de la Maestría en Filosofía en la PUCP).

Ángel Gómez (Estudiante del Doctorado en Filosofía en la PUCP).

Compartir en: