Cine Foro: «La Ciudad Fragmentada: La distancia como el medio de mantener la vida en sociedad»

cine foro

Está viendo una actividad pasada. Si desea ver actividades próximas, a las que podría inscribirse, visite nuestra sección Agenda

La ciudad en la modernidad occidental se caracteriza por el fenómeno de su expansión exponencial en relación al desarrollo de la industria y su correspondiente necesidad de mano de obra, fenómeno que implico la migración de cantidades ingentes de población rural a los nuevos focos urbanos de desarrollo.

La lógica de la ciudad no es comunitaria, por el contrario erosiona todo tipo de pertenencia a un grupo (el cual demanda y provee al sujeto de solidaridad, compromiso, protección, etc.) de ahí que se pueda afirmar que el espacio urbano tiende a atomizar y fragilizar las relaciones, dado que faculta la individualidad.

El hombre de ciudad luego de su jornada de trabajo llega a su casa, espacio que visto idealmente debe proveer de confort, seguridad y sosiego, al permitirle un espacio de intimidad. La Biopolítica nos presenta otra interpretación de esa llegada al hogar,  la cual se ha convertido en un espacio de autoencierro (convirtiendo a nuestro hogar en una celda), la llegada a la propia casa se convierte en un  medio para  separarnos de los demás, siendo así que el único modo de poder vivir con los otros, es articulando una distancia que nos desafecta y anula la responsabilidad sobre los demás.

La presente muestra tuvo como objetivo invitar a reflexionar acerca de esta condición, por ello inició con el filme “Welcome”, del director francés Philippe Lioret (2009), el cual  nos inserta a través del encuentro de Bilal, un joven proveniente del Kurdistán de solo diecisiete años con Simon, un instructor de natación que se encuentra en un proceso de apatía al no poder superar el haberse separado de su esposa.  El filme de Lioret retrata la compleja situación en la que se encuentran tanto los migrantes en Europa, como los ciudadanos que conviven con una serie de restricciones gubernamentales con respecto a hacer sentir a los inmigrantes como bien recibidos, como seres humanos.

En una línea similar, el segundo filme proyectado, “Le Havre” del director finlandés Aki Kaurismäki (2011), nos ofrece un recorrido a través de las relaciones de solidaridad que se crean en la pequeña ciudad portuaria del mismo nombre en torno a la figura del pequeño inmigrante africano Idrissa. En esta película, notable comedia plagada de tintes dramáticos, son exploradas de modo magistral las diversas vías y recursos que las personas pueden llegar a desarrollar frente a una realidad percibida como injusta y opresiva. Se trata de una auténtica lección de optimismo que nos interpela acerca de los rasgos esenciales de la condición humana.

Evento organizado por el Instituto de Democracia y Derechos Humanos (IDEHPUCP) y el Centro de Estudios Filosóficos de la Pontificia Universidad Católica del Perú en el marco del VIII Encuentro de Derechos Humanos: «Ser urbano. Derechos Humanos en la ciudad».

Compartir en: